Nomenclatura componentes

 

Se acaba el año y con el esta serie de cuatro artículos sobre componentes de ordenadores, que por cierto ya hay que actualizar (ya tocará para el próximo año). Con estos artículos he intentado aclarar un poco como está el panorama actual de los componentes de ordenadores domésticos, pero quiero aclarar que además de lo que yo comente en estos post hay otras opciones, yo solo estoy raspando la superficie. Hoy toca las memorias, que incluyen la RAM y el almacenamiento interno pero os dejo los enlaces de los anteriores artículos por si queréis echarle una visual:

 

MEMORIAS INTERNAS: RAM

Básicamente son las encargadas de almacenar temporalmente los procesos que controla la CPU (UPC en español) de los programas que hayáis abierto. Actualmente el tipo de RAM más usado es la DDR4 SDRAM (evolución de la DRAM) y sus módulos en formato SO-DIMM y DIMM, el primero para portátiles y el segundo para equipos de sobremesa. 

Quiero aclarar que la velocidad real de una memoria RAM es la mitad de lo que anuncia el fabricante y lo que normalmente anuncia es en realidad la velocidad de transferencia de datos, en millones de transferencias por segundo o MT/s, pero que el marketing a transformado en MHz.

De forma muy resumida, dos cosas a tener en cuenta cuando elegimos nuestra RAM son la velocidad de estas y su latencia CAS (CL). La primera nos dirá a que velocidad suministrará la información solicitada por el procesador, la segunda el retardo a la hora de atender esta solicitud de información. Hay que buscar la mayor velocidad y la menor latencia posible.

Si queréis profundizar un poco entonces ya tenéis que mirar las especificaciones técnicas de la propia RAM y tener en cuenta, además de la velocidad, los timing. Los timing que generalmente suelen especificar los fabricantes son:

  • La latencia CAS (CL)
  • Espera RAS-CAS (tRCD)
  • Precarga RAS (tRP)
  • Duración del ciclo (tRAS)

Explicado mal y pronto la latencia CAS es, como ya dije arriba, el retardo de la memoria a la hora de entregar una solicitud del procesador. La espera RAS-CAS y la precarga RAS son procesos internos de la RAM y la duración del ciclo es lo tarda la memoria en realizar estos tres procesos, que suele ser aproximadamente la suma de todos los tiempos anteriores. Si utilizáis programas más especializados, como CPU-Z, os van a aparecer, además de los timing ya mencionados, dos parámetros más como son tRFC (Row refresh cycle time) y CR (Command rate).

A veces os encontraréis en la tesitura de elegir entre dos modelos de memorias (o perfiles XMP, más abajo explico que es esto) que a velocidad similar (solo un “salto” de diferencia), tienen unos timing similares, en este caso suelen recomendar la RAM con más velocidad (ya lo ideal seria tener las dos memorias y poder probarlas con programas como CPU-Z o AIDA64).

men001
Los timing de esta memoria Crusial Ballistix son 16-17-17-36 (este último parámetro se suele obviar) y cuanto menores sean mejor.
men002
En la página web de Kingstone podéis encontrar mucha información sobre diferentes parámetros de sus memorias RAM, entre ellos los timing con y sin XMP (en serio que más abajo lo explico).

 

Los fabricantes de RAM suelen habilitar perfiles XMP en sus memorias. Son perfiles de overclock “seguro” que ya han probado y con el que no han detectado problemas, de esta forma podéis mejorar algo las prestaciones de la RAM. Para habilitar estos perfiles hay que hacerlo desde la UEFI/BIOS. También podéis conseguir otro ligero aumento de rendimiento aprovechando el dual channel de las placas base. Digamos que de esta forma el procesador tiene dos caminos para comunicarse con la RAM.

Para concluir con las memorias RAM si lo que vais a montar es un ordenador sencillo como este para ofimática, navegar, oír música y otras cosas poco exigente no hace falta que os volváis loco con la RAM. Donde si notaréis los beneficios de una RAM rápida es con los juegos pero cuidado la relación rendimiento/precios.

mem010.png
Por si tenéis dudas de la compatibilidad de unas RAM’s con vuestra placa base, los fabricantes de estas suelen tener listados de memoria compatible.

 

 

MEMORIAS EXTERNAS: ALMACENAMIENTO

Suena raro pero recientemente aprendí que el almacenamiento interno de un ordenador esta catalogado como memorias externas… ya ves. Aquí parece que las unidades de almacenamiento sólido (SSD) ya se están imponiendo a los viejos discos duros (HDD). Sus ventajas: menor consumo, menor ruido, mayor rapidez de lectura/escritura de datos y son resistente a movimientos (un disco duro tradicional no soporta movimiento bruscos). Desventajas: peor relación capacidad/precio y que tienen ciclo finito de escritura por lo que no lo hacen ideales para usar en servidores por ejemplo.

Existen HDD de 3,5 pulgadas y a 7200 revoluciones por minuto que, normalmente, van montados en los equipos de sobremesa y de 2,5″ y 5400 rpm que, normalmente, llevan los ordenadores portátiles. Aunque no lo creáis esta diferencia de revoluciones puede hacer que la experiencia de uso sea desesperante en el último caso. Precaución a la hora de elegir y comprar un disco de 3,5″, también los hay que van a 5400 rpm.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Tanto las SSD como los HDD utilizan conectores SATA para transferir los datos a la placa base, con una velocidad de transferencia, teórica, de 600 MB/s que solo las SSD son capaces de (casi) lograr. A nivel doméstico esta velocidad de transferencia de datos es más que suficiente pero para el sector profesional y los entusiastas esta provoca cuellos de botella a la hora de transferir grandes cantidades de datos.

Así pues desde hace unos años se están dejando ver SSD con factor forma M.2 con su correspondiente conector M.2 (socket 3) que, si utilizan la interfaz adecuada, pueden llegar a superar, algunos, los 3000 MB/s de lectura/escritura. Explico esto último, estos conectores M.2 socket 3 (hay portátiles de hace unos años que usan la versión M.2 socket 2 y que no sirve para conectar unidades de almacenamiento) se comunican con la placa utilizando la interfaz SATA o PCIe. Los que utilizan la interfaz SATA “corren” igual que una unidad de estado sólido de formato “cotidiano” (SSD de 2,5″) pero las que utilizan la interfaz PCIe (ayudados por en protocolo de comunicación NVMe) superan sin problemas la velocidad límite de SATA.

Desde hace ya unos años, las placas base traen normalmente el o los conectores M.2 socket 3 key M, que es el que funciona con la interfaz PCIe pero que también soportan los SSD M.2 key B que funcionan con interfaz SATA. Cuidado con esto al comprar vuestra unidad de almacenamiento M.2 pensando que vais a ganar en velocidad de lectura/escritura y todo va a seguir igual.

mem011
Unidad de almacenamiento SSD M.2 SATA (key B).
mem012
Unidad de almacenamiento SSD M.2 NVMv (key M)… visualmente la diferencia está en las ranuras donde están los pines de conexión, key M tiene una por dos de key B.

 

Termino con el tamaño de estas unidades, no hablo de su capacidad sino de el largo de estas. El tamaño más habitual, por lo menos para ordenadores de sobremesa, es el 2280, (indicándonos las últimas dos cifras que tiene un largo de 80 mm) aunque también están los tamaños 2242, 2260, 22110 entre otros.

mem013.png

 


Si quieres seguir estas y otras noticias únete al canal de Telegram El espíritu de Kusanagi.