El fabricante chino se ha convertido en el rey indiscutible de los móviles en la gama media gracias a unos precios contenidos, sin repercutir en la calidad (o no demasiado), y a una prolífica familia de dispositivos, que en algunos casos hace difícil la elección de uno u otro. Y es que si buscas alternativas, por el motivo que sea (la publicidad presente en los dispositivos Xiaomi por ejemplo), esta omnipresencia hace que ver más allá de Xiaomi sea, en ocasiones, complicado.

Con esto de buscar alternativas no quiero quitarle mérito a Xiaomi, gracias a ellos la gama media (y todas sus diferentes “subdivisiones”) ha ganado en calidad y variedad a costa, eso si, de actores más clásicos como Sony, LG o BQ (ya extinta por cierto). Y es que estas marcas no han sido capaz de adaptarse no solo a los precios de derribo de Xiaomi, sino a lo que ofrece por dicho precio, osea a la relación calidad-precio que ofrece la marca china.

Me voy a centrar en la llamada gama media premium, cuyos precios oscilan entre los 300 y 400 euros (aunque estando pendiente de las ofertas se puede conseguir modelos de esta gama por menos de 300 €), que ya son muchos euros para un teléfono móvil. Este rango de precios debería de marcar el límite (bastante alto por cierto) que la mayoría de los mortales no deberíamos (me incluyo) de pasar a la hora de comprar un dispositivo móvil pues los “beneficios” de uno más caro, más allá de los estéticos (porque, evidentemente, los más caros suelen ser los más bonitos) simplemente ni los vamos a notar (si ya, cada cual que haga con su c### lo que quiera). ¿Acaso notaremos la diferencia entre el rendimiento de la RAM del tipo LPDDR4X sobre la del tipo LPDDR5?, ¿o entre el rendimiento del almacenamiento UFS 2.1 sobre el del UFS 3.0?, ¿o realmente crees que nos convertiremos en un fotógrafo profesional con el teléfono de turno de más de 1000 €? (mejores fotos va sacar, eso seguro, pero para una buena foto no solo la hace una buena cámara, también un buen fotógrafo). Repito que me refiero al usuario estándar que usa el móvil para Telegramear/whatsappear, ver el Facebook, el Instagram, el Pintarest, navegar por internet y sacar fotos del pedazo de plato que se va a meter entre pecho y espalda para almorzar.

Atención a dos cosas: las características técnicas propias de esta gama y los precios “inflados” de los nuevos lanzamientos. Hay marcas que, aunque estén en la franja de precios de los 300-400 euros, no ofrecen las características técnicas que debe tener un móvil de la gama media premium. Si, ya se que arriba os he soltado la charlita de que no hace falta gastar una buena pasta en tremenda máquina para disfrutar de un buen móvil pero tampoco hay que dejar que los fabricantes nos vendan productos “desfasados” o recortados a precios de oro. Los precios inflados es algo habitual de prácticamente todos los fabricantes con la salida de un nuevo producto pero algunos se “pasan” con el precio inicial de sus dispositivos. Son sobre todo las marcas “tradicionales” (Sony, Samsung y LG) las que normalmente adolecen de ambos comportamiento por lo que hay que estar atentos a la relación calidad-precio de sus teléfonos.


CARACTERÍSTICAS DE UN GAMA MEDIA PREMIUM

SOC: así mal y rápido se podría decir que es el procesador del dispositivo pero un SoC (system on a chip o sistema en un chip) conlleva mucho más. En el se incluye, entre otras cosas, la memoria RAM, la gráfica, el módulo de conectividad (USB, LTE, WiFi o Bluetooth) o el que controla la cámara.

En esta gama predominan principalmente los SoC del fabricante norteamericano Qualcomm de la seria 700 (765G, 750G, 732G, etc) aunque también se pueden ver algún que otro de la serie 800 (855+ o 845), también de Qualcomm, o los Dimensity 800 de Mediatek. He de mencionar también el SoC de Samsung, el Exynos 980, a pesar de que no he incluido ningún dispositivo del fabricante coreano. Todos estos SoC tienen un desempeño similar, por encima de los 300.000 puntos tomando como referencia los benchmark de Antutu (y no hacen falta más para el ciudadanito de a pie).

RAM: esta es la memoria que almacena las apps que están en funcionamiento y las que se han cerrado recientemente pues estas Android las mantiene en segundo plano, no las cierra del todo (para poder disfrutar de la multitarea). Cuanta más RAM, más apps pueden estar abiertas y mejor funciona la multitarea, hasta cierto punto, pues con más de 8 GB de RAM ni tu ni yo vamos a notar naaa (repito que teniendo en cuenta un uso estándar).

Prácticamente todas las marcas usan ya la del tipo LPDDR4X en esta categoría, y entre 6 y 8 GB de RAM es más que suficiente. Con 4 GB también podéis ir bien pero no paguéis 300/400 € por un teléfono con esta cantidad habiendo muchas opciones con 6/8 GB.

ALMACENAMIENTO INTERNO: es donde se va a guardar tanto las aplicaciones que instaléis como todos los archivos que descarguéis o generéis (fotos, audios, texto). Diría que menos de 64 GB es para pensárselo a no ser que contéis con el apoyo de una tarjeta SD, que no todos los móviles cuentan con esta opción, ojo.

El uso de almacenamiento del tipo UFS 2.0 o 2.1 (que dobla en casi todos los casos la velocidad de lectura-escritura de la anterior generación de almacenamiento) se ha convertido en un estándar para los gama media premium y raro es el que no ofrece más de 64 GB.

PANTALLA: la pantalla creo que todos sabemos lo que es ¿no?. Antes de meterme en el apartado técnico os puedo decir que desde hace unos años se han impuesto los dispositivos “todopantalla” de más de 6″. En este afán por que sea lo más “todopantalla” posible a llevado a los fabricantes a ajustar muchos los marcos de estas, a introducir modelos con bordes curvos, a minimizar las muescas (notchs) o incluso a crear cámaras pop-up.

IPS o AMOLED (o similares) son las tecnologías predominantes de la gama media. ¿Cual es mejor? pues depende de la calidad del panel utilizado por lo que lo mejor es tirar de análisis de webs especializadas. En cuanto a la resolución, debido al actual factor forma de los móviles, se ha creado la que es actualmente el estándar, la FHD+ o plus. Esta añade pixeles al largo de la pantalla (que pasa de 1920 a 2160 píxeles o incluso más) para que “quepa” mejor en el dispositivo.

Otras cosas a tener en cuenta con las pantallas, para ganar puntos extras: si tiene algún tipo de protección (Corning Gorilla Glass se ha quedado solo en este apartado y su última versión es la Victus o 7), la tasa de refresco (cuanta más tenga mejor veréis el contenido en pantalla al hacer un desplazamiento rápido hacia arriba o abajo) o el brillo (medido en nits, siendo a partir de 400 la cantidad mínima para que la pantalla se vea medianamente bien en exteriores).

Sigo con las pantallas entrando en el apartado estético, y personal, por lo que ya esto es cuestión de gustos. Las muescas, cejas o notchs, en lo personal las prefiero cuantas más pequeñas mejor (y si no tiene pues mejor), también me vale los agujeros en pantallas, y, en la medida de lo posible, que no rompa la “simetría” frontal, es decir, que estén en el centro. Otro asunto son los lectores de huellas en pantallas, a mi me gustan pero, de momento, son más lentos e imprecisos que los mejores lectores de huellas colocados fuera de estas, tenerlo en cuenta.

CÁMARA: con las cámaras hay mucha tela que cortar. Antes con mirar las características de estas más o menos te hacías una idea de si era o no buena. En la actualidad se parecen mucho en cuanto a prestaciones (muchas utilizan sensores iguales o similares de Sony y en algunos casos de Samsung) así que las diferencias las marca el software de procesado de imagen o ayudas importantes como el OIS (el estabilizador de imagen óptico), por lo que recomiendo también tirar de reviews en internet para ver las capacidades reales de las cámaras del móvil que os interesa.

Ahora es habitual que las cámaras monten tres o cuatro sensores diferentes que hacen como si fueran diferentes objetivos de una cámara reflex. El sensor principal (lo habitual es que tengan 48 o 64 Mpx) es ya de por si un gran angular (su campo de visión está por encima de los 60º) por lo que son adecuadas para sacar fotos de paisajes aunque si el software de la cámara lo permite se puede utilizar para otras situaciones.

Normalmente acompañan a este sensor otros, en muchos casos considerados de rellenos, que no suelen tener o la calidad necesaria o no ser de los más demandados. Entre estos sensores habituales están los ultra gran angulares (campo de visión por encima de los 100º), los teleobjetivos con sus aumentos (con estos podéis hacer zoom sin pérdida de calidad), los sensores de profundidad (son los que difuminan el fondo y se utilizan para hacer “retratos”), los monocromáticos (blanco y negro) y los macro (para sacar fotos de muy cerca, principalmente a bichitos o florecillas). Por cierto que si queréis saber algo más de las cámaras de los teléfonos móviles tengo este artículo donde me extiendo un poco más.

CONECTIVIDAD: en este apartado entra el tipo de USB que utiliza el móvil, las bandas de 4G y 5G con las que es compatible, la versión del WiFi o Bluetooth con la que cuenta, si tiene NFC, etc.

Apuntar que hay bastantes cosas a tener en cuenta: los USB de los dispositivos son del tipo C (normalmente en su versión 2.0), las bandas/frecuencias del 4G utilizadas en España son la B3/1600, B7/2600 y B20/800 (cuidado con esto si compráis un móvil chino y no es la versión global), la del 5G es la B78/3500, el protocolo del WiFi 802.11ac o WiFi 5 y el Bluetooth 5.0 o superior son lo habitual y el NFC no falta ya en ningún teléfono.

Aunque la mayoría de los teléfonos en esta gama ya cuentan con todo lo mencionado, no tiene que ser “malo” que le falte algunas de estas tecnologías. Por ejemplo el 5G, si no vives en una zona donde esté disponible o la operadora no lo ofrece, no es estrictamente necesario que el teléfono lo tenga. Sigo con el WiFi 5 o “ac”, si vuestro router es básico y no es compatible con este protocolo tampoco es de vital importancia que el móvil lo tenga sí o sí. Termino con el NFC, se usa sobre todo para realizar pagos con el móvil, si no lo usáis al diablo con el.

BATERÍA: lo ideal sería que las baterías fueran re movibles, con mucha capacidad (mAh) y con una buena carga rápida. La realidad es que ya no hay smartphones con batería re movible (para pasar por el taller para cambiarla), que la duración de la batería no solo depende de cuanto más mAh tenga y que se ha demostrado que la carga rápida degrada las baterías más rápidamente.

Resumiendo buscar baterías de más de 4000 mAh y tener hábitos “saludables” para ahorrar batería como controlar el brillo de la pantalla o las conexiones que dejéis encendidas (si el WiFi, el Bluetoth o el NFC). Cuanto más brillo tenga la pantalla innecesariamente (en interiores por ejemplo) mayor consumo de batería así como dejar el WiFi encendido fuera de casa (pues este está constantemente “buscando” esta red para conectarse).

DIMENSIONES Y MATERIALES: por norma general los dispositivos han crecido si los comparamos con los de hace unos años, si sois de teléfonos de tamaños contenidos no vais a encontrar muchas opciones. En cuanto a los materiales, en la gama media premium, predomina el cristal (y el metal en los bordes). Le da un toque más “top” que el plastico pero es más delicado, se ensucia con mucha facilidad y es resbaladizo como un pez.

OTROS: podéis incluir características extras que, sin ser determinantes para la elección del nuevo móvil, le pueden aportar algunos “puntos extras más”, algunos ejemplos: sonido estéreo, resistencia al agua, dual SIM, memoria interna ampliable (tarjeta SD), protección en pantalla, tasa de refresco pantalla y/o de muestreo táctil, certificación para contenido multimedia (HDR10 o HDR10+), tipo de sensor fotográfico adicional, radio, jack, cargador y funda protectora en la caja.


LAS ALTERNATIVAS

OPPO RENO4 Z

ESPECIFICACIONES

OPPO FIND X2 LITE

ESPECIFICACIONES

MOTOROLA EDGE

ESPECIFICACIONES

LG VELVET 4G

ESPECIFICACIONES

REALME X3 SUPERZOOM

ESPECIFICACIONES

ONEPLUS NORD

ESPECIFICACIONES


Si quieres seguir estas y otras noticias únete a mi canal El espíritu de Kusanagi en Telegram o visita mi canal EEDK en Dailymotion.

Seguir leyendo:

Deshabilitar la aceleración por hardware del navegador (actualizado)

La aceleración por hardware hace que el navegador, cuando reproduce un vídeo, “trabaje” con la tarjeta gráfica dejando “libre” el procesador de nuestro ordenador. De esta forma se pretende no cargar de trabajo la CPU y así dedicarla a otros menesteres, vamos, repartir el trabajo. ¿Entonces por qué habría que deshabilitar la aceleración por hardware de nuestro navegador? […]

Configuraciones básicas para mejorar la seguridad del router

La gran mayoría de los usuarios utilizan la configuración que viene por defecto en el router, algo que facilita mucho el trabajo a los “hackea wifi” que suelen haber en casi todos buen barrio. Esa clave del wifi que tiene el router por defecto, que suele ser difícil de memorizar para nosotros, es una clave […]

VPN con GUI para GNU/Linux

Una de las mejores maneras de protegernos a la hora de navegar por internet es sin duda la de utilizar una red privada virtual (RPV o más conocidas por sus siglas en ingles VPN). Estas deberían “disfrazar” nuestra IP y encriptar nuestros datos como mínimo, teniendo otras funciones adicionales como la de bloquear publicidad o […]

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.