Ya tocaba, allá por septiembre de 2019 (hace un año y medio) compré unos componentes, no llegaron a 200€, para armar un sencillo ordenador ofimático (aquí tenéis el artículo), que se ha convertido desde hace unos meses en mi ordenador de trabajo y me pedía una ampliación, evidentemente no encontré excusas para decir que no, con lo que me gusta cacharrear con estas cosas. Una ampliación, por cierto, sin grandes alardes económicos o tecnológicos, vamos que me gaste lo justo y necesario (otra vez no llegó a 200€).

Al principio de los tiempos la computadora tenía el modesto pero capacitado (para el uso inicial) procesador AMD Athlon 200GE, que, aunque pueda parecer poca cosa, para un uso básico va muy bien. ¿A que me refiero con un uso básico?, pues a navegar por internet, oir música, ver pelis y hacer trabajitos de ofimática (por eso lo de ordenador básico ofimático del título) y he de decir que este procesador va muy bien para esto, no voy a alardear diciendo que “va sobrado” pero no lo puse nunca en apuros (inicialmente). Acompañaba a este procesador solo 4GB de RAM que, efectivamente, puede ser poca pero, en principio, no tuve tampoco problemas por falta de esta, gracias en parte a que el sistema operativo era Linux Mint y consume menos recursos que Windows.

Diferencia de consumo de RAM entre Linux Mint (Cinnamon) y Windows en dos equipos recién iniciados.

Como habéis leído en varias ocasiones comento lo de “inicialmente” o “uso inicial”… pues posteriormente el equipo pasó a ser el ordenador de pruebas a el de “trabajo” y ya la cosa cambió porque su uso se intensificó y no solo por que lo empecé a usar más sino también para qué lo usaba. Con “el de trabajo” me refiero a el equipo con el que estudio, escribo, trasteo con GIMP, Kdenlive, virtualizo, etc. por lo que puedo llegar a tener un buen puñado de aplicaciones abiertas, algunas de ellas demandantes de recursos como Kdenlive cuando procesa un proyecto o VirtualBox al ejecutar una máquina virtual.

Con este nuevo panorama ya podéis imaginar que mi humilde ordenadorcito ofimático, con su Athlon 200GE y sus 4GB de RAM, ya andaba justo de fuerzas por lo que le llegó el momento de una pequeña ampliación (tampoco hacía falta tirar la casa por la ventana, simplemente adecuarlo). Para esta ampliación opté por más RAM, lógicamente, y por otra APU para darle mayor potencia de procesamiento y gráfica. Para el que no lo sepa una APU es, explicado rapidito, la “unión” de una CPU (el procesador) y una GPU (la gráfica), es decir, un procesador con gráfica integrada. Aunque Intel también tiene procesadores con gráficas integradas el nombre se suele utilizar exclusivamente para los productos de AMD pero, a pesar de que existen diferencias técnicas entre unas y otras que hacen que no reciban el mismo nombre, para mi son todas APU, coloquialmente hablando.

LOS NUEVOS COMPONENTES

Como comenté no iba haber grandes cambios pues tampoco estimé que fuera necesario así que lo que hice fue pasar de un módulo 4GB a dos de 4GB de RAM (y así aprovechar el dual channel de la placa que beneficia el rendimiento de la gráfica de la APU) y cambiar el Athlon por un Ryzen ya que ambos son compatibles con el socket AM4 (si, este Athlon es un Zen).

Con la memoria solo era buscar otro módulo igual al que tenía, una Kingston de 4GB DDR4 2400Mhz CL15, peeero todo lo que veía no lo era en capacidad, velocidad o latencia. Muy probablemente algunas de las que vi pudieran haber funcionado pero preferí asegurar y compré dos módulos iguales tomando como referencia la lista de memorias RAM compatibles con mi placa base (tener esto en cuenta a la hora de ampliar). Las memorias elegidas finalmente son unas Kingston de 4GB DDR4 2666Mhz CL16 que son muy similares a la original y que, repito, probablemente sean compatibles entre ellas.

Otra razón por la que aposté por comprar estos dos módulos y no intentar “calzar” uno al modulo inicial es por el perfil XMP. Con esta opción podéis hacer un overclock seguro a las memorias, ganando velocidad y mejorando latencias. Con estas ganancias mejorarán los tiempos de respuestas de las aplicaciones y los juegos (igual que usando el dual channel), no va ser una mejora espectacular pero todo lo que sume hay que tenerlo en cuenta. Cada memoria tiene (o no) sus propios perfiles XMP por lo que si queréis usar esta herramienta, y minimizar problemas, las memorias deben ser identicas.

En el caso del procesador, el Ryzen 3 2200G, he de admitir que he hecho trampa… no me costó ni un euro, o no inicialmente pues lo tenía guardado desde hacía ya un tiempo (pendiente de ver que hacía con el) tras cambiarlo por un Ryzen 3 1300X que montaba inicialmente mi ordenador principal. Si no hubiese sido el caso de tenerlo, casualmente seguiría siendo la mejor opción (a día de hoy), hablando de AMD claro, si lo que se quiere es desembolsar una cantidad ajustada pero ganando en rendimiento en comparación con el anterior procesador.

Actualmente las opciones son, repito que conteniendo el gasto, los Ryzen 3 2200G y 3200G y el Athlon 3000G, que rinde solo algo más que el 200G por lo que no tiene sentido tomarlo como opción. Evidentemente el Ryzen 3 3200G es el que mejor va pero al precio actual (170/180€) merece mas comprar el 2200G (que podéis adquirir por 140€ aproximadamente) porque la diferencia de rendimiento entre ellos es de un 7%, a favor del modelo de la serie 3000 (tomando como referencia los benchmarks de aquí), pero el sobre coste de precio es de un 29% del modelo más reciente (teniendo en cuenta los precios más barato que he encontrado de ambos a fecha de la realización de este articulo).

MANOS A LA OBRA

Para empezar hay que desmontar la RAM y la APU, esta última se encuentra debajo del pequeño disipador con ventilador.
Así tiene que quedar, bueno casi, las piezas negras que están a cada lado del socket también hay que quitarlas ((el nuevo disipador no las usa). Ojo que al quitarlas quedara suelta otra que va debajo, es donde enroscan los tornillos, no la perdáis porque hará falta para el nuevo disipador.
Aquí tenemos la APU Ryzen de arquitectura Zen (primera generación). Dos cosas a tener en cuenta, para fijarlo bien al socket la palanquita del sistema de enganche tiene que estar arriba del todo. Lo segundo a tener en cuenta es la marca que hay en la esquina inferior izquierda del procesador, esta debe coincidir con otra similar en el socket para poner el procesador en la posición adecuada.
Antes de poner la pasta térmica o sujetar el disipa colocarlo para fijaros cual es la mejor posición de este para que llegue bien el cable de alimentación a la conexión de la placa.
Ahora toca hacer cálculos matemáticos para encontrar el centro de la APU y ponerle pasta térmica, del tamaño de un guisante, no más. Existen diferentes métodos para aplicar la pasta térmica, yo antes usaba el de cruz o equis, pero me da la sensación de que con el del "guisante" se reparte mejor las pasta.
Como podéis ver poniendo la bola de pasta en el centro hace un reparto uniforme de esta.
A continuación, con mucha maña y/o ayuda, debéis sujetar por detrás la famosa pieza de debajo del socket y fijarle por delante el nuevo disipador... no, no es fácil. 
En mi placa base uno de los lados de las ranuras para la RAM es fija, a diferencia de otras donde las pestañas de sujeción se abren por ambos lados. En este caso primero hay que introducir bien el modulo de RAM en el lado "fijo" y a continuación por el otro lado hasta que enganche.
Y este es el resultado.
Si todo a ido bien al arrancar el ordenador este detectara el nuevo procesador y la RAM. También pedirá que os deis un paseo por la UEFI por si queréis hacer algún cambio, yo aproveché para subir las frecuencias de la RAM.
Puse la RAM al máximo que permite la placa base (probé a más y no funcionaron) y a disfrutar.
Haciendo prueba de "estrés" al "nuevo" equipo, renderizando vídeo con Kdenlive y virtualizando con VirtualBox. No va ser lo habitual darle tanta caña pues no es procesador para estos menestere pero si se hace de forma moderada va a aguantar el tipo.

Si quieres seguir estas y otras noticias únete a mi canal El espíritu de Kusanagi en Telegram o visita mi canal EEDK en Dailymotion.

Seguir leyendo:

Deshabilitar la aceleración por hardware del navegador (actualizado)

La aceleración por hardware hace que el navegador, cuando reproduce un vídeo, “trabaje” con la tarjeta gráfica dejando “libre” el procesador de nuestro ordenador. De esta forma se pretende no cargar de trabajo la CPU y así dedicarla a otros menesteres, vamos, repartir el trabajo. ¿Entonces por qué habría que deshabilitar la aceleración por hardware de nuestro navegador? […]

Configuraciones básicas para mejorar la seguridad del router

La gran mayoría de los usuarios utilizan la configuración que viene por defecto en el router, algo que facilita mucho el trabajo a los “hackea wifi” que suelen haber en casi todos buen barrio. Esa clave del wifi que tiene el router por defecto, que suele ser difícil de memorizar para nosotros, es una clave […]

VPN con GUI para GNU/Linux

Una de las mejores maneras de protegernos a la hora de navegar por internet es sin duda la de utilizar una red privada virtual (RPV o más conocidas por sus siglas en ingles VPN). Estas deberían “disfrazar” nuestra IP y encriptar nuestros datos como mínimo, teniendo otras funciones adicionales como la de bloquear publicidad o […]

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.